31 may. 2017

Estrellas encontradas

Ya no recuerdo dónde leí que la percepción de una misma película cambia hasta la tercera vez que la ves.

Ayer, viendo ésa que junta la pasión del cine y la vieja música con estrellas y pianos no percibí ningún cambio a la primera vez.
Cambiando butaca de cine y palomitas por tu mano cerca de mí y gominolas de niña.
Cómo sería si nos conociéramos a través de un piano?
Cómo sería vivir historias de teatro, cada tarde?
Y si nos mandaran callar porque ruedan otra vida?

Y porqué rodarla?
Qué pasa con vivir?
Y si el sexo fuera superado por dormir, por fin, sin ataques de ansiedad en plena madrugada?
Qué más dará qué cenar, dónde?

Hace media vida que sueño con mis estrellas, cada una en un sitio, cada una en un tiempo.
Y no.

Porque las estrellas no son personas.
Son momentos de magia, como lugares, voces...

No hay comentarios:

Publicar un comentario